Las orgías prehippies de Jim Amaral
Por Fernando Guinard

Sabía que la tierra es el reino de la locura y que la única libertad concedida al hombre es la de su infinita imaginación.
Jorge Luis Borges.

John James Amaral Ratti, mas conocido como Jim Amaral, nació el tres de marzo de 1933 en Pleasanton (California-Estados Unidos), un pueblito ubicado cerca de la bahía de San Francisco que por la época tenía 1500 habitantes. Hijo de John Amaral, portugués oriundo de las islas Azores que emigró a los Estados Unidos cuando tenía 12 años, y Ruth Ratti, norteamericana descendiente de italianos, vivió su infancia y adolescencia en un ambiente rural. Estudió el bachillerato en su pueblo natal donde tuvo una excelente profesora de Literatura que lo motivó a escribir poesía y a untarse del espíritu de los poetas.

El poeta es un fingidor
Y finge tan completamente
Que hasta llega a fingir que es dolor
El dolor que de veras siente

Decía el poeta portugués Fernando Pessoa cuyo heterónimo Álvaro Campos manifestaba que Todo arte es una forma de literatura porque todo arte consiste en decir algo. Hay dos formas de expresar, hablar y callarse. Todas las artes salvo la literatura  son proyecciones de un silencio expresivo.

Curiosamente, en 1933, año en que Adolfo Hitler llegó al poder en Alemania y Albert Einstein se fue a vivir a los Estados Unidos, en Medellín, Barranquilla y Honda, nacieron Augusto Rendón, Ángel Loochkartt y Carlos Granada; con Góngora, nacido en Cartago, en 1932, se convirtieron, como Amaral, en los más importantes representantes de las artes plásticas de temática sexual y erótica en Colombia. 

En septiembre de 1950, Amaral se matriculó en la Universidad de Stamford donde estudió materias relacionadas con las ciencias de la salud. En junio de 1952, tapó, remachó y no jugó más con estas disciplinas. Se interesó entonces por la historia del arte y estudió a profundidad los misterios de la expresión y creación artística. Entre septiembre de 1952 y junio de 1953, estudió diversas materias en la Universidad de Washington, en Seatle. Durante el verano recibió clases de  materias relacionadas con las artes plásticas en la Universidad de California, en Berkeley. Luego, en septiembre, regresó a la Universidad de Stamford donde  terminó estudios y obtuvo el título de Bachelors of Arts, en septiembre de 1954.

Por la época, en los Estados Unidos los negros vivían marginados y discriminados en ghettos, pero tenían su propia música y danza, su propia manera de hablar y sus propias emisoras de radio. Escuchaban los discos de ritmos y blues fusionados de los blues rurales y del espíritu urbano.

Era música de negros para negros, sin embargo, algunos muchachos blancos la escuchaban cansados de los sonsonetes insoportables de Rosemary Clooney, Franky Laine y Doris Day, que era la música que emocionaba a los blancos de mayor edad que no soportaban los ritmos “selváticos” de un pueblo segregado pero muy vivo en su interioridad.

En el año 1952, Leo Mintz vendía discos de música de negros a muchachos blancos. Alan Freed, un perspicaz locutor de 30 años, bajo el seudónimo de Perro de la luna, realizó un programa semanal llamado La fiesta del rock del perro de la luna.

Roll with me Henry, le decía una muchacha negra a su enamorado cuando tenía ganas de cabalgar sobre su miembro. Los blancos de las compañías editoras de música deconstruían el espíritu de la canción y cambiaban el nombre por el más decente de Dance with me Henry, como si el baile orgásmico no fuera un baile para gente bien. 

Bill Haley y su banda Los cometas tocaban música de vaqueros. Pero también conocía la música de los negros. Fusionó las dos tendencias y nació el Rock and Roll. Loco hombre Loco fue el primer disco de la fusión. En 1955, Haley llegó a la cúspide con su versión de Shake rattle and roo que significaba sacúdelo, haz bulla y ruédalo, canción que había tenido éxito con el cantante negro Joe Turner.

James Dean, actor bonito, provocador y mal hablado mandaba a la mierda todos los códigos establecidos de glamour y comportamiento. En la película Rebelde sin causa encarnó el sentimiento de la juventud de la época.

Elvis Aron Presley, blanco, símbolo sexual de adolescentes ansiosas, fue la primera estrella del rock and roll. Absorbió el blues de los negros, la música rural de los blancos y los cantos evangélicos. 

That’s all right mamma fue la primera canción que lo catapultó al primer escalón de la fama. Luego, en agosto de 1954, dio su primer concierto en el Overton Park Shell Auditorium en Menphis y allí confirmó su meteórica carrera hacia la inmortalidad. Luego fue al ejército.

Otros personajes que sobresalieron como ídolos de la muchachada fueron el frenético Little Richard, que gritaba palabras inteligibles de canciones sin ningún contenido. A bop-bop- a- loom-opa-bobboon;  Fast Domino, buen pianista, calmado y buen sentido del humor; Chuck Berry, el poeta del rock, compositor de raza negra quien escribió bellas canciones que evocaban  el amor y la vida y el espíritu de la juventud: Casi un adulto, Días de escuela, y Dulce y pequeña diez y seisañera fueron canciones que emocionaron mucho a sus seguidores en 1955; Jerry Lee Lewis se autoapodaba El asesino, en el escenario  era un salvaje, excéntrico, rockero en todo el sentido de la palabra: bebedor, consumidor de sustancias alucinógenas, y de erotismo desenfrenado pues tenía una novia de 13 años que era su sobrina.

Por la misma época, en Estados Unidos se formaba un movimiento literario de percepción contestataria y espíritu revolucionario. Los integrantes, que tenían su propia filosofía, rompieron con las reglas de la poesía acartonada y criticaron el estilo de vida norteamericano con sus valores y su cultura dominante. Fueron conocidos como los beatniks, un  grupo de vagabundos por voluntad propia que se rebelaron contra todas las convenciones del establecimiento. Deseaban suprimir los valores culturales, las jerarquías sociales y las tutelas morales. En la playa norte de la Bahía de San Francisco vegetaban, vivían como marginados, escribían, pintaban y componían con  una botella de licor en la mano y la complicidad de los residentes chinos y europeos. Fueron la piedra angular que irradió el alto voltaje de los movimientos sociales e intelectuales posteriores.


En la ciudad de Nueva York, John Holmes y Jack Kerouac describían a su generación como una generación oprimida, golpeada y fracasada que reflejaba un espíritu melancólico por la crisis económica de la postguerra y la amenaza de destrucción del planeta por las bombas atómicas. La capacidad de colapsar el planeta estaba en poder de unos políticos guerreros cuya integridad moral estaba en constante cuestionamiento. La generación Beat inyectó nuevo voltaje a la escena cultural norteamericana y la expresión artística se transmutó en una percepción que tenía mucho que ver con la conciencia y la visión psicodélica del mundo. Los square (cenizos) vieron a los beatniks “como a unos degenerados, vagos, irresponsables y borrachos que propagaban filosofías anarquistas, licenciosas e inmorales, y que rendían culto al sexo, a la droga y al alcohol. “Los periódicos y las novelas de baja monta se encargaron de crear personajes e historias al respecto, para depurar el ambiente y defender las sociedad, con lo que la represión social y policíaca se intensifico”, dice Jesús Ordovás en el libro El rock ácido de California de Ediciones Jucar, 1975.

Jack Kerouac, cuyo nombre original era el de Jean-Louis Lebris de Kérouac, nació el 12 de marzo de 1922 en Lowell (Massachussets) y murió el 21 de octubre de 1969 en  St. Petersburg (Florida), a la edad de 47 años debido a la cirrosis que adquirió por su eterna borrachera. Descendiente de canadienses de ascendencia francesa aprendió el idioma inglés cuando tenía seis años de edad. Fue muy buen jugador de fútbol americano y recibió una beca para estudiar en la Universidad de Columbia, en Nueva York,  ciudad en la que conoció a Allen Ginsberg, Neal Cassady y William Burroughs.  Después de muchos años de navegar por los mares y de escribir y escribir encontró su propio estilo llamado kickwriting, prosa poética espontánea que integraba con la poesía.

 

 
Detalle
   
 
Detalle
   
 
Detalle
   
 
 

Libros - Frases Célebres - Virgenes - Poesía - Nadaísmo - El Comic Manga - Artes visuales. Los 50 de la Memoria - Erotismo Prehispánico - El Erotismo del yo
Erotismo y Nociones de Cuerpo - Homenaje al Museo Arte Erótico Americano MaReA y Fernando Guinard - Art & Eros Festival, 2008 - Feria de la Sexualidad
MaReA en Quito - Tiempo de Amor y Erotismo - Fiesta de Eros - Homenaje a Ángel Loochkartt - Bienal de Amor & Éxtasis