Arte en América Hispana

Por Jotamario Arbeláez
Ver recorte de prensa
   

PALABRAS DEL POETA JOTAMARIO ARBELÁEZ EN LA PRESENTACIÓN DE LA AGENDA ARTE EN AMERICA HISPANA, EN EL CLUB EL NOGAL DE BOGOTÁ, EL DÍA MIÉRCOLES 1 DE AGOSTO DE 2001.

Por un desdichado y aparatoso accidente ocurrido al cambiar las pilas de mi agenda digital en un concesionario autorizado de Casio, perdí toda la memoria telefónica capturada a lo largo de mi vida, quedando prácticamente en el limbo, pues desaparecieron en el éter mis proveedores de todo tipo. Desde entonces, por pura imposibilidad comunicativa y para solaz de mi familia, me tocó retirarme del mundo de los negocios, cortar con los jíbaros y retornar con las piernas entre el rabo al redil de la fidelidad conyugal.

Eso no volverá a pasarme, me he prometido, y para ello me propuse volver a la clásica agenda impresa en papel que, como sucede con el libro, jamás será reemplazada por esos sofisticados artefactos electrónicos de filiación cancerígena. Con tan buena fortuna que ayer me cayó Guinard a casa, donde me embriagaba con un auténtico té de jazmines en compañía de mi joven esposa, tan ardiente como la infusión oriental, y me hizo entrega de la agenda LEGIS 2002, Arte en América Hispana. Con el arte, por lo menos, es con lo único que no he cortado.

Decíamos ayer, y me refiero al siglo pasado, en este mismo sitio, con este mismo trago al que no se le ha acabado de derretir el hielo, presentando la agenda Cien años de Plástica en Colombia, y refiriéndome a la alianza de Fernando Guinard con LEGIS para producir tal agenda, que hasta el demonio y el buen Dios unidos jamás serán vencidos y podrán hacer obras memoriosas en medio de la hecatombe. El demonio era, desde luego, Guinard, graduado en artes marciales eróticas y pictóricas en la Academia del Marqués de Sade, y quien después de un arduo batallar logró colarse a la sombra del árbol del paraíso, que es LEGIS entidad impresora de luz a quien indujo en la tentación de producir seductoras manzanas editoriales.

No nos acompañaba entonces, como hoy, el gran Tito Livio Caldas por encontrarse visitando al presidente Menen, y nacionalizándose en ese país, tal vez en el convencimiento de que Dios sólo puede ser argentino. Pero estaban los otros dos integrantes de la trinidad apasionada por el arte impreso, como son Juan Alberto Castro, Presidente de LEGIS y Luis Humberto Sáenz, Gerente de la Unidad de Agendas. La alianza ha sido fructífera, y ya superada la etapa de la guerra que asoló a Colombia por tantos años, merced al triunfo de la selección en la Copa América y a la cortina de humo desatada con la morena de Yotoco al concurso de Cartagena por tener el mal gusto de pedírselo a Ño Raimundo, vemos cómo aparece la deslumbrante segunda versión de la Agenda. Es un bocado estético tan deleitable como el primer bocado que le pego Eva a la manzana y Adán a Eva. Sobre el contenido los remito al prólogo escrito por Fernando Guinard a dos manos con el pintor malagueño Pablo Picasso, Armadura contra sables envenenados, donde vemos que se ha operado la conversión, pues el antiguo Patas comienza reconociendo como “el creador más extraordinario al Dios supergaláctico y superdimensional, el que creó a los creadores, a los artistas que inmortalizan el espíritu de los pueblos, que no son otra cosa sino su cultura”. Si el arte y la cultura han de servir para que el espíritu vuelva a nosotros, recibamos como un objeto ritual esta agenda de maravilla. La nómina de los pintores latinoamericanos es tan respetable por cuanto cuenta con todos. Y en la selección colombiana registro complacido la presencia de jóvenes valores como Luis Cabrera, Ipiales 1960, con el desnudo Marina Narcisa apoyado en el árbol de conocimiento al cual uno no puede sino sucumbir en la tentación de contemplarse en su pozo. Germán Londoño, Medellín 1961, con una espectacular Náufraga y fantasma de náufrago, figurativismo libre con humor maligno que regocija, por cuanto contrasta con la artificial fantasmagoría de las momias del conformismo. Hernán Darío Correa, Bogotá, 1962, un pintor tan erótico que construye sus pinceles con los pelos del pubis de sus modelos y por eso nos presenta una Mujer en el balcón, completamente rasurada mientras contempla a Picasso desde un balcón fracturado. Y adelante Fernando Maldonado, en quien veo al más impactante conductor del misterio plástico con imágenes humanísticas de terror cósmico mezcladas con la ternura de la soledad y el desasimiento.

Felicitaciones a LEGIS, con quien estará en adelante no sólo mi corazón sino mi pluma –atendiendo la cordial solicitud de su presidente-, y ese ángel antes caído y ahora levantado y vuelto a emplumar que es Fernando Guinard.

P.D. Esta noche comenzaré a apuntar en mi agenda números telefónicos de negocios, y de los otros. Para eso cuento con mi estilográfica japonesa. Muchas gracias.

       

Libros - Frases Célebres - Virgenes - Poesía - Nadaísmo - El Comic Manga - Artes visuales. Los 50 de la Memoria - Erotismo Prehispánico - El Erotismo del yo
Erotismo y Nociones de Cuerpo - Homenaje al Museo Arte Erótico Americano MaReA y Fernando Guinard - Art & Eros Festival, 2008 - Feria de la Sexualidad
MaReA en Quito - Tiempo de Amor y Erotismo - Fiesta de Eros - Homenaje a Ángel Loochkartt - Bienal de Amor & Éxtasis