Ir a evento de Art & Eros Festival 2008  
Volver a Textos de Fernando Guinard
   

Homenaje a Emilia Castañeda

Emilia Castañeda.
Fuego erótico al viento y placer estético.


Por Fernando Guinard

Emilia Castañeda inicia a los trece años la aventura por la alquimia de la pintura. Estudia durante otros trece, y a la edad de veinticinco, y durante tres años consecutivos, arrasa con los premios de la pintura joven en España.

En la pintura poética de Emilia Castañeda el eterno femenino es plasmado en los cuerpos desnudos, objetos del deseo cuyos resplandores danzan en  atmósferas creíbles  impregnadas con raudales de color.

Hay que ser muy arriesgada para asumir la temática erótica en una sociedad  productora de múltiples expresiones banales y especulativas, sociedad caracterizada por la doble moral, la insensibilidad, la falta de afecto y la pobreza espiritual.

Emilia Castañeda tiene un carácter heroico,  asume su destino incierto con valentía, y no fracasa como la mayoría de los héroes, más bien se posiciona, con las banderas  de la pintura, como la máxima exponente del espíritu erótico sugerido y desbordado.

Su pintura navega por el proceso erótico, las miradas fluyen de las protagonistas de las pinturas, penetran en la libido de los espectadores, erotismo primigenio dispuesto a entregar los frutos de la ternura, la pasión y el desenfreno.

Su pintura es una ecuación perfecta de formas voluptuosas y contenidos entretejidos con dosis de humor que desata sonrisas placenteras.

Emilia Castañeda es la visionaria que descubre el erotismo después de intensas búsquedas, que le da  vida a las máscaras carnavalescas de la comedia inmersas en sus propias risas, es quien inocula la alegría a las festividades de los espíritus.

Sus óleos y pasteles son apologías poéticas de la sensualidad, incitan al disfrute de los cuerpos pictóricos en escenas que esparcen placer estético a los afortunados que perciben energías desmadradas e inmanejables.

Sus acuarelas son insólitas, el erotismo está en furor. Las formas son voluptuosas, las nalgas son manjares despampanantes, y en complicidad con las transparencias, despiertan las sensaciones y las percepciones estéticas.

Sus obras cuelgan en importantes  colecciones como las de Marta Ferrusola y Jack Nicholson. Y eran penetradas por las voces coquetas de Sarita Montiel, y acariciadas por las notas líricas de Luciano Pavarotti.

Espíritu de artistas para artistas.

¿Se puede pedir más?

   
 

Fotografía: Juan Iriarte
Emilia Castañeda

 
Emilia Castañeda. Éxtsis, 2008. Acuarela, 35 x 50 cm
 
   
           

Libros - Frases Célebres - Virgenes - Poesía - Nadaísmo - El Comic Manga - Artes visuales. Los 50 de la Memoria - Erotismo Prehispánico - El Erotismo del yo
Erotismo y Nociones de Cuerpo - Homenaje al Museo Arte Erótico Americano MaReA y Fernando Guinard - Art & Eros Festival, 2008 - Feria de la Sexualidad
MaReA en Quito - Tiempo de Amor y Erotismo - Fiesta de Eros - Homenaje a Ángel Loochkartt - Bienal de Amor & Éxtasis