En el marco de la I Bienal de Amor y Éxtasis de Bogotá, dirigida por Ángel Beccassino, Sergio Gónzález y Guillermo Solarte, se realizó la inauguración del Museo Arte Erótico Americano MaReA, con obras de los siguientes artistas:

Carlos Granada, Ángel Loochkartt, Leonel Góngora, Umberto Giangrandi, Augusto Rendón, Gilberto Cerón, Jorge Rocha, Tiberio Vanegas, Hernán Darío Correa, Walter Tello, Alejandro Hernández, Ángel Alfaro, Alejandro Spynoza, Eduardo Esparza, Fernando Maldonado, Henry Celis, Diego Pombo, Germán Londoño, Hugo Martínez, César Vásquez, Hugo Carrillo, Ángel Beccassino, Jim Amaral, Olivia Miranda, Alberto Sojo, Luis Cabrera, Gabriel Sacasas, Gonzalo Márquez, Iván Rickenmann, Leonilda González, Acto Latino, Sergio González, Patricia Wallis, Eliécer Ochoa, Martín Miranda, María Edith Rocha, Ethel Marie Cure, Marcela Vargas, Alondra González, Paola Sánchez y Carla Mameli. 
 

Bogotá se “Erotiza”

Con la inauguración del primer Museo Arte Erótico de América, la capital del país se lanza al rescate de esta especial manifestación artística.

Bogotá acaba de entrar al reducido grupo de ciudades –casi todas europeas- que cuentan con un museo de arte erótico. Medio perdida entre las celebraciones de fin de año, la capital del país sirvió de anfitriona de la I Bienal de Amor & Éxtasis, e inauguró el primer Museo de Arte Erótico de América.


Y no se trata solamente de la importación y adaptación de una tendencia que empieza a resurgir en el universo cultural y social de diferentes países, es la oportunidad para que esta manifestación salga de sus espacios habituales -limitados hasta ahora a los talleres y las colecciones privadas- y alcance los muros de las galerías y el reconocimiento público.

Según algunos de sus exponentes, es un paso definitivo para develar los alcances de una nueva tendencia artística y descubrir exponentes culturales y artísticos, sumidos hasta ahora en el oscurantismo que provoca en muchas ocasiones el falso pudor.

Para Gonzalo Márquez, un escritor representante de este arte “si el erotismo es considerado como la aprobación de la vida hasta la muerte o como la metáfora de la sexualidad, es fácil advertir la fuerza creativa de sus asaltos, sus perturbadoras ceremonias y su definitivo agregado al dominio del arte. Son innumerables las culturas que han rendido tributo a sus elementos más primigenios, pero sólo las más arriesgadas -es decir, las más imaginativas- han creado un verdadero art eroticus, una vivida e inquietante expresión estética, una eficaz crítica a la muerte”.

El promotor y fundador del museo fue Fernando Guinard, economista, editor de obra gráfica, crítico de arte y fervoroso cultor del erotismo como medio catalizador de las angustias contemporáneas. Pero la inauguración del museo fué sólo simbólica porque la muestra de artes plásticas se realizó en Iber Arte Galería pero sigue en la búsqueda de una sede permanente que albergue sus 50 obras. La idea de Guinard es relacionar las incidencias que el tema erótico ha tenido a través de la historia del arte universal, como uno de los argumentos más contundentes de la estética, de la poesía del cuerpo y la sensualidad. Y su empeño viene desde años atrás, cuando en 1990, con el poeta Jotamario Arbeláez, publicó el libro El Espíritu Erótico que recoge las obras de destacados artistas y textos de poetas y narradores.

Pero no fué lo único. De manera casi simultánea se realizó la I Bienal de Amor & Éxtasis. Durante 5 días de estrecha relación con los sentidos, diversos lugares de Bogotá fueron escenario de un verdadero festival de erotismo en todas sus manifestaciones: teatro, cine, música, títeres, lectura, charlas, y hasta gastronomía.... Además, la Bienal convocó a los artistas a entregarse en cuerpo y obra para concursar en las categorias de pintura, fotografía, escultura, performance, video, guión de cortometraje, intervención corporal, minicuento, poemario y, como no podía faltar la tecnología, página web.

El premio único por categoría fue una escultura, también erótica, fundida con el acero de las armas entregadas por el grupo guerrillero M-19 cuando se desmovilizó en 1989. Esta inusitada actividad en torno al arte erótico es una invitación para recordar a Eros, el dios griego del amor, considerado un principio de creación. Segun las teorias neoplatónicas, el amor es el principio de toda creación y si consideramos al erotismo como una de las claras manifestaciones del ser humano, es la fuerza inequívoca de la creación de arte. Según Sergio Trujillo Béjar, ganador de la I Bienal de Amor & Éxtasis en la catregoría de fotografía: "El amor es angustia, búsqueda, deseo y encuentro. Emigrar hacia las profundas líneas del cuerpo humano. Movimiento a través de sombras y luces, colores que transitan en todos los sentidos. "Cuando hombre y mujer descubren su cuerpo, cuando comienza la danza erótica que activa sutiles y delirantes juegos de seducción es cuando la vida se ilumina. La especie humana crece sobre la tierra que se puebla de bellos seres en un entorno de vida animal, frutos y perfumes de una floración incontenible, paradisiaca, donde se olvida el pecado porque nace el amor" declara acerca del erotismo el pintor Ángel Loochkartt.

En todas la civilizaciones el erotismo ha estado presente. Siendo no sólo una respuesta de los sentidos corporales a estímulos reales sino además resultado de la imaginación y de la fantasía, el erotismo es connatural al hombre y por consiguiente a sus expresiones.

En América, por ejemplo, la cerámica precolombina muestra contundentes evidencias de erotismo, como en la cultura mexicana de Colima, en las civilizaciones peruanas Mochica y Chimú o en las Huastecas y Nayarit, donde el falo representaba el poder y expresión del dios de la fertilidad.

Por épocas, es el Renacimiento el que tiene un lugar especial en la historia del arte erótico. Si bien se produjeron muchas de las más reconocidas obras del erotismo, existía una reprobación moral para los artistas de la talla de Miguel Ángel, Donatello o Leonardo Da Vinci, quienes tuvieron que lidiar con los censores que cubrian las partes púbicas de las obras por considerarlas ofensivas. Capítulo aparte merecen las culturas orientales cuya riqueza erótica es inagotable. Empezando por el Kama Sutra (Ciencia del amor), escrito por el religioso indú Vatsyayana e ilustrado magistralmente en el Rajastán y que sólo fuera publicado en Occidente en 1880. Mientras que el erotismo criollo nos revela cómo a pesar del imperante moralismo de la patria boba, los artistas se ingeniaron la forma de expresarse en medio de las restricciones o de la censura vigentes hasta los años 60 y un poco menos cuestionadas desde entonces.

Un dato curioso para la historia del erotismo criollo, fué el gran escándalo que en los años 50 produjo la instalación en la avenida de las Américas, de Bogotá, del famoso monumento de Las Estatuas, consistente en un círculo de mujeres desnudas que sostienen astas para las banderas de los paises continentales. En la pintura y la escultura cabe resaltar cómo desde el descubrimiento y hasta bien entrado el siglo XX, las manifestaciones sobre el particular son virtualmente inexistentes y apenas con el advenimiento de algunos de los artistas que conformaron el grupo de los Bachues, comienza a despertar el interés y descorrerse el velo de la pacateria para dar paso a la libre expresión que incluye, entre las múltiples maneras de pintar y de esculpir, al erotismo. A vuelo de pájaro: Ignacio Gómez Jaramillo, Débora Arango, Cecilia Porras, Feliza Bursztyn... y ya en nuestros días: Luis Caballero, Darío Morales, Lorenzo Jaramillo, Heinz Goll, Leonel Góngora, Ángel Loochkartt... No hay duda, el erotismo se mueve, se vive en el arte y en la vida. Es el territorio de la sensualidad y ya no es posible negar su existencia.

Claro, aunque también hay quienes afirman que se trata de una "nueva moda para retomar manifestaciones artísticas exitosas", sus exponentes contemporáneos la defienden con argumentos como el citado por el escritor Márquez, para quien "imaginar, transgredir y pervertir, como lo vislumbraron los surrealistas, podría ser la estratagema para definir la existencia. Quizá ha llegado el tiempo de erotizar al mundo". Por eso el proyecto del museo continúa. En las próximos meses la muestra de arte erótico se trasladará a Calí y a otras ciudades del país como una fiesta itinerante que cada día se nutre de mas obras y que para su artífice constituye una demostración de que no solo hay contextos negativos, sino que también hay gente loca de felicidad

Revista Gerente
Febrero de 2001. 

 
 
Afiche
 
 
Afiche
 
Sergio González. Presentador, director del grupo de teatro Acto Latino, performancista, actor y dramaturgo.
 
Jota Mario Arbeláez. Presentador, poeta, escritor, columnista, Nadaísta y co-autor de El Espítitu Erótico con Fernando Guinard
 
Sergio González, Jotamario y Fernando Guinard, director del Museo Arte Erótico Americano MaReA
 
 

Libros - Frases Célebres - Virgenes - Poesía - Nadaísmo - El Comic Manga - Artes visuales. Los 50 de la Memoria - Erotismo Prehispánico - El Erotismo del yo
Erotismo y Nociones de Cuerpo - Homenaje al Museo Arte Erótico Americano MaReA y Fernando Guinard - Art & Eros Festival, 2008 - Feria de la Sexualidad
MaReA en Quito - Tiempo de Amor y Erotismo - Fiesta de Eros - Homenaje a Ángel Loochkartt - Bienal de Amor & Éxtasis