MaReA en Quito, 2004

Casa de la Cultura Ecuatoriana
   
Volver a MaReA en Quito
   

El 9 de agosto de 1944, el Presidente de la República del Ecuador, Doctor José María Velasco Ibarra, promulgó el decreto ejecutivo Nº 707, mediante el cual se crea la Casa de la Cultura Ecuatoriana; Institución orientada a fortalecer el devenir histórico de la patria y cuyo fundamental propósito busca "...dirigir la cultura con espíritu esencialmente nacional, en todos los aspectos posibles a fin de crear y robustecer el pensamiento científico, económico, jurídico y la sensibilidad artística de la colectividad ecuatoriana".

La idea partió de la necesidad de devolverle al Ecuador la confianza perdida como consecuencia del quebranto territorial de 1941. De Mariano Picón Salas, Arnold Toynbee y Keiserling tomó Carrión los fundamentos filosóficos sobre cuya base apoyar la creación de la Casa de la Cultura Ecuatoriana.

La Casa de la Cultura Ecuatoriana que lleva el nombre de su creador, Benjamín Carrión, uno de los valores más altos de las letras nacionales, escritor lúcido ensayista y ferviente suscitador de nuestro pensamiento nacional, durante muchos años luchó para reivindicar la dignidad del país y bajo los imperativos de este compromiso asumió el desafío que la ciencia, las letras y el desarrollo artístico cultural del Ecuador, le demandaba.

Benjamín Carrión decía: Si no podemos ser una potencia militar y económica, podemos ser, en cambio, una potencia cultural nutrida de nuestras más ricas tradiciones. Carrión citaba el ejemplo de naciones pequeñas como Grecia e Israel capaces. No obstante, de figurar entre las más civilizadas y cultas de la historia.

La teoría de la nación pequeña, el símil del sauce podado y la fecundidad del insuficiente demostraban que un cuerpo mutilado puede actuar en plenitud de posibilidades físicas y por ende espirituales, merced a fuerzas de compensación

por él desarrolladas. La Casa de la Cultura Ecuatoriana concebida como un verdadero hogar de la cultura nacional, haría del Ecuador lo que las armas nunca podrían lograr: la expresión de una fuerza anímica bajo cuyo signo se enaltecerían las artes y las letras.

La Casa de la Cultura Ecuatoriana, como idea y servicio, está dedicada a los sectores populares del país. Y sus múltiples locales, bajo la responsabilidad de funcionarios competentes, procuran cumplir al máximo con ese objetivo. Hablamos de los sectores populares no solamente como público y destino, sino también como fuentes auténticas de creación artística. Y pensamos en el pueblo del Ecuador, al ser dueño exclusivo tanto de su pasado, cuanto de su futuro, es el único modelador e inspirador de la cultura nacional. Los programas delineados en función de los objetivos que persigue la institución, buscan el acercamiento popular.

Como Institución capaz de congregar todas las actividades culturales posibles, la Casa de la Cultura, creación original del Ecuador, ha servido de modelo en muchos países de Hispanoamérica. Cabe muy bien citar la frase del escritor Guillermo de Torre: Nombrar al Ecuador en cualquier lugar de América, es tanto como decir: Casa de la Cultura Ecuatoriana.

Casona vieja

Para el cumplimiento de los propósitos que habían inspirado la creación de la Casa de la Cultura Ecuatoriana, se requería, obviamente, de la infraestructura adecuada donde funcionarían sus oficinas, museos, bibliotecas, salas de exposición, aulas académicas, etc..

Se comenzó, para el efecto, por el edificio administrativo, en terrenos donados por el Municipio de la Ciudad, institución esencial en la historia de la Casa. El entonces Presidente del Municipio Dr. José Ricardo Chiriboga Villagómez, su Vicepresidente el Dr. Humberto Albornoz, y el arquitecto uruguayo Jones Odriozola, autor del Plan Regulador de Quito, decidieron asignar a la Casa de la Cultura los terrenos finalmente limitados por la Av. Patria al norte, el Estadio de El Arbolito al sur, la Av. 12 de Octubre al oriente y la Av. 6 de Diciembre al occidente.

El edificio donde hasta el momento funcionan varias dependencias administrativas, se construyó en 1946. El autor de los planos y de la obra fue el Ing. Alfonso Calderón Moreno. En este edificio, de estilo clásico, encontramos los murales de Guayasamín, Galo Galecio y en el hall de entrada los de Diógenes Paredes y José Enrique Guerrero.

Funcionan oficinas administrativas: Presidencia, Secretaría General, Financiero, Recursos Humanos, Publicaciones, Planificación, Cinemateca Nacional, las salas Jorge Icaza, Benjamín Carrión, y salas de Exposiciones Miguel de Santiago, Eduardo Kingman, Oswaldo Guayasamín, Manuel Rendón Seminario y Víctor Mideros.

Junto al edificio, se encuentra la primera Editorial de la entidad, el teatro circular Prometeo y el Área de la Mujer, que es un espacio de diálogo permanente, donde se generan ideas, reflexiones y proyectos relacionados con el quehacer cultural de mujeres en búsqueda de equidad, integración y solidaridad.

Se trata, en definitiva, de una obra de enorme importancia en la vida institucional, donde se guardan los mejores recuerdos de todo cuanto fueron parte inicial en su trayectoria, las inquietudes y los aportes de los fundadores y amigos, los sueños de cultura y las metas que habría de alcanzarse para hacer del Ecuador un país en posesión de una imagen cultural digna de los países más cultos de Latinoamérica.

 
Fachada. Casa de la Cultura Ecuatoriana
   
Entrada. Casa de la Cultura Ecuatoriana

Edificio de los espejos

Inicialmente, los nuevos edificios de la Casa de la Cultura Ecuatoriana, debían albergar a la Biblioteca Nacional, los Museos Nacionales de Arte antiguo y Moderno, Museo de Instrumentos Musicales, Museo de Arqueología e Historia, Museo de Artes Populares, del Vestido Regional y otros.

Además a un Auditorio o Teatro Nacional Jaime Roldós  Aguilera y un Teatro al Aire Libre (Ágora), destinados a las Artes Coreográficas y Musicales ecuatorianas. "Todo - decía Benjamín Carrión- con el propósito de brindar la Capital de la República y al Ecuador, un hogar decente para el libro, para la obra de arte, para el desenvolvimiento y salvación de las artes populares, en las cuales nuestro país se encuentra entre los cuatro más ricos del Continente. Y con el fin de atraer al turismo internacional, fuente preciosa de riqueza explotada por México y Perú, entre otros, con resultados verdaderamente sorprendentes para la economía de esos países".

Fue en febrero de 1953, que se le encargó a un joven arquitecto, René Denis Zaldumbide la elaboración de los planos, previo un informe suscrito por una Comisión de Ingenieros y Arquitectos integrada por el ingeniero Jorge Casares Levoyer, arquitecto Sixto Durán Ballén y el arquitecto Gilberto Gatto Sobral.

La construcción de este complejo se planteó no solamente como la necesidad ineludible de la Casa de la Cultura y sus finalidades más importantes y definitorias, sino también con miras a la X Conferencia Interamericana que debía realizarse en Quito en 1959.

Causas más bien de tipo político, contrarias a la Casa de la Cultura, afectaron gravemente la construcción de su complejo, proyecto que quedó diferido hasta cuando fue acogido por el último Gobierno Militar, quien ayudó a terminar los locales donde funcionan los Museos, la Biblioteca Nacional y la Radiodifusora de la institución. A partir de entonces y gracias al Presidente de la República abogado Jaime Roldós  Aguilera, la gran obra prosiguió su construcción.

Junto con el equipamiento de los Museos, la Biblioteca Nacional y el resto de  dependencias adicionales: oficinas, camerinos, baños, talleres. Se construyó también la sala de cine Alfredo Pareja Diezcanseco y el teatro Demetrio Aguilera Malta con capacidad para más de cuatrocientas personas cada uno. Total, más o menos cincuenta mil metros cuadrados de construcción.

Básicamente, se ha conservado el proyecto original del arquitecto René Denis Zaldumbide. Sin embargo, han variado algunos aspectos del mismo, por razones obvias. Sumándose salas nuevas como la Sala de Apoyo y la Sala de Artes Escénicas Mariana de Jesús, donde funciona el Frente de Danza Independiente

Edificio de los epejos
 
 
Edificio de los epejos
   
Información tomada de http://cce.org.ec/index.php?id=27
   

Libros - Frases Célebres - Virgenes - Poesía - Nadaísmo - El Comic Manga - Artes visuales. Los 50 de la Memoria - Erotismo Prehispánico - El Erotismo del yo
Erotismo y Nociones de Cuerpo - Homenaje al Museo Arte Erótico Americano MaReA y Fernando Guinard - Art & Eros Festival, 2008 - Feria de la Sexualidad
MaReA en Quito - Tiempo de Amor y Erotismo - Fiesta de Eros - Homenaje a Ángel Loochkartt - Bienal de Amor & Éxtasis