Memorias de Corpus Eroticus-  Femenino/Masculino - Arte & Erotismo

Por Fernando Guinard

En realidad, la muestra curada por Ricardo Arcos Palma tenía como propósito realizar la mejor exposición de arte erótico que se haya montado en América Hispana.

Estaba todo servido: La colección del primer Museo de Arte Erótico Americano  MaReA, una buena selección de una convocatoria internacional realizada por el MaReA y seleccionada por Ricardo Arcos Palma, obra representativa del maestro Ángel Loochkartt, profesor emérito de la Universidad Nacional y el erotómano más feroz de América, dibujos y esculturas de Jim Amaral, el artista norteamericano nacionalizado en Colombia cuya trayectoria es tan sólida que no merece palabras insulsas, y además, había unas pocas obras de la colección del Museo de Arte de la Universidad Nacional de Colombia entre la que sobresalía un políptico enorme  y bello de Luis Caballero, y además obra de algunos conocidos del señor curador.

Pero ¿qué pasó?

Ricardo Arcos Palma, PhD en Artes y Ciencias del Arte, mención estética, Magister en estética y DEA en filosofía del arte y estética por la Universidad de la Sorbona Paris 1. Maestro en Bellas Artes de la Universidad Nacional de Colombia. Director del Museo de Arte y Director de la Maestría en Historia y Teoría del Arte, la Arquitectura y la Ciudad, escritor e intelectual de primer orden, excelente crítico, con más de diez años de trayectoria con sus Vistazos Críticos, buen escritor e investigador, se quedó corto como ejecutivo que representa a la Universidad Nacional de Colombia.

Y es lógico.

Para esta exposición la dirección de Divulgación Cultural no le aprobó ni un centavo, ni siquiera para comprar un puto tinto o un papel cagado, y fui testigo de los sacrificios que hizo el señor director para mandar timbrar unas pinches tarjetas y reproducir las fotografías de sus invitados del exterior: La rusa Natasha Gudermane, el francés Jean Da Silva, la australiana Juliane Rose  y el francés Jeff Mazzetti (J&J), y sus invitados colombianos Germán Arrubla y José Orlando Salgado.

Y lo más curioso es que en otras exposiciones  realizadas por la Universidad, pero no curadas por él, el dinero brotaba a borbotones, como si hubieran sido financiadas por el “cuchillo”, el bandido paramilitar y asesino que se ahogó borracho en sus propios vómitos.

Tengo entendido que hubo una gran disputa personal entre la directora de Divulgación Cultural y el director del Museo de Arte.

La señora María Belén Sáez de Ibarra también es culta, estudió en Inglaterra, es miembro del Consejo Editorial de la Revista Arteria y está muy bien vinculada con la burocracia oficial.

Ah, y la señora directora de Divulgación Cultural, como jefa directa del señor director del museo, no se apareció ni en pintura.

Qué feo desplante con los maestros Jim Amaral y Ángel Loochkartt, y con don Fernando Guinard quien manifiesta en esta memoria sus percepciones y sensaciones, y con los artistas del MaReA, y con los artistas que enviaron sus trabajos.

Siempre he dicho que las brujas terribles, las anorgásmicas, las mujeres dobles y los hipoactivos, es mejor que ni se acerquen a las exposiciones del MaReA.

Hipoactivo, el bobo Caro que considera las exposiciones del MaReA como vulgaridades. Y semejante imbécil dizque es el genio del arte en Colombia.

¿Hasta dónde hemos llegado?

No creo que la señora directora de Divulgación Cultural sea anorgásmica ni mujer doble.

¿Entonces?

La realidad fue que el señor director del museo fue destituido con estilo mafioso que arrasa con todo lo que encuentra a su paso. No creo que haya sido por exponer el políptico de Luis Caballero, bello pero vuelto mierda por la desidia oficial que lo ha dejado deteriorar para convertirlo en una vergüenza nacional.

Y el culpable no es el señor ex director del museo ni la señora directora de Divulgación. Los culpables son los burócratas que usufructúan el poder en la Universidad Nacional con mediocridad y alevosía.

Y se gastan la plata de nuestros impuestos sin, ni siquiera, ponerse pálidos, ni colorados.

De todas formas muchas gracias por la buena energía de Arcos Palma, de los estudiantes, de los funcionarios que colaboran con el museo de la Universidad Nacional, de los periodistas de los canales informativos de la misma universidad, y un especial agradecimiento a los amigos que me acompañaron, Ángel Loochkartt, Jim Amaral y los artistas del MaReA, con quienes compartimos sorbos de asombro.

Y ya para terminar quiero participar el texto que nos envío nuestro colaborador Carlos Genaro Matus sobre la temática en boga del arte político.

Dice asi:

EL VERDADERO ARTE POLÍTICO


A propósito del debate en que se hallan trenzados los participantes de ESFERA PÚBLICA, quiero poner en evidencia el verdadero carácter del arte político y sus implicaciones en nuestro medio. La utilidad del arte político o su fantasma (depende del grado de fe ciega que se ponga para creer que existe), está en las prestaciones que da a la comunidad burocrática que lo defiende. 

Burócratas de Divulgación y Curadores de museos  defienden  su coto de caza, porque si no lo hacen, su supervivencia intelectual y material quedaría en peligro.

El circuito burocrático permite el beneficio de enmascarar sus argumentos de acuerdo a las circunstancias e intereses del momento.

El entusiasmo por poder encontrar un espacio adecuado para una muestra que a todas luces tiene implicaciones sociales por su contenido, me hizo suponer que el mito de la invencible y atrincherada burocracia cultural, de la que hacen parte un número considerable de curadores y divulgadores, era producto de un   infundado prejuicio latente en artistas que habían tenido malas experiencias y que ello no bastaba para juzgar tan duramente la labor de estos empleados estatales.

Muy tarde me di cuenta del error.

Y es que de eso se trata. De diluir, distraer  y confundir. En esencia, el mito del conquistador que intercambia espejitos y baratijas, por oro, a los incautos  que se arrodillan ante el discurso que aprendió.

Para la burocracia, siempre hay excusas como  “lo lamento pero hay problemas con opositores que no me dejan actuar”, “mejor, no mencione que yo lo estoy apoyando”, “no conviene que nos vean juntos”, “es por estrategia” y etc., etc.

Es sorprendente la apertura de mente de los adalides del arte político. Su similitud con los ideales artísticos de los regímenes totalitarios de derecha e izquierda, es sorprendente. No hay que olvidar que trabajan para el estado. Curiosa paradoja. Y sus salarios se pagan con el dinero de los contribuyentes, es decir, de todos nosotros.

De modo que si para algo sirve el arte político, es para esto: Alimentar a la burocracia y frenar a quienes no han dado muestras de ser parte de su credo.



Comentarios de los asistentes a la exposición Corpus Eroticus - Femenino/ Masculino - Arte & Erotismo, realizada en el Museo de Arte de la Universidad Nacional, entre el 23 de abril y el 19 de junio de 2010.

Entre las personas que  asistieron a la muestra Corpus Eroticus - Femenino /Masculino-Arte & Erotismo y escribieron su opinión al respecto se pueden trascribir las siguientes:

Un abogado que se creía poeta manifestó que había llegado a la exposición porque le fue revelada en un sueño erótico y había amanecido mojado, pero no expresó si se había orinado del susto o por tener un multiorgasmo; a una jovencita le pareció muy sexi y bonito el lugar; una valluna  calificó la exposición de excelente y otros manifestaron que habían llegado porque el título les pareció muy seductor;  y la simpática Vanessa Tremain escribió que un amigo de la esquina la invitó a la exposición y lo que más le encantó fue el amigo a quien se llevó en su escoba de bruja encantadora y terminó entre sus piernas abiertas por la libido despertada en la exposición; otra, tal vez anorgásmica, manifestó que nunca tenía sexo pero que salió excitada de la muestra; otro asistente escribió que había ido para ver la fotografía; otro se extraño por la presencia del joven curador, otro, y con toda razón, escribió que las fichas técnicas debían haber sido puestas cerca de las obras y no en un extremo donde era muy difícil percatarse de los contenidos de la misma; María del Pilar Botero se hizo presente porque tenía ganas de inspirarse en algo que tocara y llegara a la profundidad de su alma y, aunque la exposición le pareció sin pretensiones, opinó que no tenía nada de hipocresía  y tenía matices sensoriales propios; a otro la muestra le pareció genial pero no se enteró, por ningún medio del ciclo de cine erótico; a la adolescente Andrea Sánchez le pareció magnífica; al zombie del difunto maestro Lorenzo Jaramillo, un simpaticón cómico cuyo correo es elmanestavivo, no le pareció una exposición y asistió a la muestra por la misma razón que lo motivó a suscribirse a Telmex: para embrutecerse más.

El estudiante Elkon Tolosa consideró, con toda razón, que la curaduría tuvo una serie de inconvenientes, no sólo de montaje sino de sentido práctico, pues consideró absurdo poner una silla para que la gente se sentara a ver el único video que se montó.

A pesar de que se habían llevado excelentes videos de Ángel Beccassino, Kuki Benski, Isabella Fendi, Ismael Olabarrieta y otros.

Al bobo periodista de El Tiempo sólo se le ocurrió entrevistar a un travesti que trajeron de Medellín y se olvidó por completo de los maestros  Jim Amaral y Ángel Loochkartt, y por supuesto, de la muestra del fragmento de la colección del MaReA. No es raro, es un hipoactivo.

A César Ochoa las imágenes le parecieron dementes y a Karla Trujillo, otra adolescente sensible, la exposición le pareció maravillosa; para el comerciante  José Torres Cárdenas la exposición fue excelente, y que muchas felicitaciones por el gran esfuerzo; para Luis Fernando Jiménez, el jefe de seguridad de la Universidad Nacional la muestra le pareció buenísima; a Jorge Alberto Martínez le pareció muy hot y estimulante; al historiador Edwin Santos Reyes le encantó la colección del MaReA; a Samantha Gutiérrez, una sardina de 18 añitos, le pareció buena; una psicóloga, entrada en años, mostró su agrado por apoyar el arte local; a una muchacha de libido muy subida le hubiera encantado que fuera más porno; un muchacho de 17 dijo: “me parece que estos espacios son de gran importancia para desembrutecer al pueblo ignorante; Daniel Zorro escribió que “esta exposición demuestra que el sexo y el erotismo es algo más que porno, excesos y comercialismo”; a la politóloga Jenny Cortés le pareció muy interesante y muy buena la recopilación de obras latinoamericanas; a Ximena Canal le hubiera encantado tener una cámara para inmortalizar el instante; a Yessica Viviana Quiroga le pareció chévere, interesante; a Rafael Melo Jiménez, matemático, le pareció excelente y le causó curiosidad las combinaciones; el diseñador Pedro E. Rincón quedó gratamente sorprendido; a don Samuel  Jiménez, un abogado próximo a cumplir sus primeros 86 años le pareció excelente.

 

Libros - Frases Célebres - Virgenes - Poesía - Nadaísmo - El Comic Manga - Artes visuales. Los 50 de la Memoria - Erotismo Prehispánico - El Erotismo del yo
Erotismo y Nociones de Cuerpo - Homenaje al Museo Arte Erótico Americano MaReA y Fernando Guinard - Art & Eros Festival, 2008 - Feria de la Sexualidad
MaReA en Quito - Tiempo de Amor y Erotismo - Fiesta de Eros - Homenaje a Ángel Loochkartt - Bienal de Amor & Éxtasis