Juguete erótico

Me senté y me comí un loto.
No era para olvidarme,
como hacía en tiempos antiguos,
era para cambiar el color de la espuma,
que sale, a veces de mis orejas.
El loto sabía a sexo y leche,
y lo guardé un rato en la boca,
teniendo cuidado de no estropearlo
(Como hago contigo),
porque si lo muerdes
antes de hacerlo desaparecer,
el lugar donde lo has mordido
sangra una sangre delicada y marrón.
Cuando por fin lo mordí,
y lo mastiqué,
dejándolo perfumar mi cerebro,
nacieron entre mis dientes
20 ó 30 lotos más.

 
Agueda Pizarro
(Colombia)
   

   
Luis Caballero (1943 -1995)
Sin título, 1996
Carboncillo sobre papel
100 x 70 cm
Colección Galería Garcés Velásquez

 
   
 
 

Libros - Frases Célebres - Virgenes - Poesía - Nadaísmo - El Comic Manga - Artes visuales. Los 50 de la Memoria - Erotismo Prehispánico - El Erotismo del yo
Erotismo y Nociones de Cuerpo - Homenaje al Museo Arte Erótico Americano MaReA y Fernando Guinard - Art & Eros Festival, 2008 - Feria de la Sexualidad
MaReA en Quito - Tiempo de Amor y Erotismo - Fiesta de Eros - Homenaje a Ángel Loochkartt - Bienal de Amor & Éxtasis