Volver a recortes de prensa de El Espíritu Erótico
 
Volver a textos sobre Fernando Guinard