El espíritu erótico
La consagración del cuerpo


Por José Gabriel Baena
 
           
 

Alguien se atrevió a juntar artistas que trabaja el tema. Y resultó un excelente volumen, con toda clase de pinturas y esculturas eróticas y con los mejores poemas de amor. Sudores.

Ya desde la espléndida carátula que reproduce un detalle de El pintor y su modelo (una obra del fallecido Darío Morales fechada en 1986), el grueso volumen de El Espíritu Erótico promete para su lector y contemplador el mas gozoso festín de poesía y artes plásticas referidas al dichoso asunto que jamás se hubiera referido en un libro en nuestro pacato país.

Editado por el Taller De- Mente Colombiano, ricamente impreso por Feriva en Cali, con la concepción y dirección de Fernando Guinard, corriendo la antología poética a cargo de Jotamario Arbeláez y el diseño en las manos de Fernando Borrero y Mario Gordillo, El Espíritu Erótico, -tal como lo anota Guinard en su festivo “prefacio a la manera de prepucio- es todo un abierto concubinato que reúne los sueños de la razón y la emoción, la pluralidad estilística y la diversidad ideológica de seres y seres a lo largo de los siglos en ese juego alternativamente  turbio y claro, sereno y explosivo, lúcidamente loco y enloquecidamente razonable del amor entre parejas, ya se trate de la clásica dupleta del uno con la otra o con los multicomponentes y combinaciones que en la historia del asunto han sido y por siempre serán: no olvidemos que ya el casto doctor Freud señalaba hace cien años, con aire detectivesco, “empiezo a sospechar que en toda relación sexual hay por lo menos cuatro personas…” Multicomponentes que, para seguir tapándonos los ojos, incluyen desde luego esa escandalosa zona prohibida de la zoofilia, vale decir de los desparpajos amorcillos de la criatura humana con otras de muy diferente especie, tal como se relata desde los mitos antiguos y como en toda nuestra costa atlántica se sabe.

Amén del prólogo de Guinard, donde se cuenta con todos los pelos y sudores el desarrollo del arte erótico, Jotamario detalla la gestación de esta verdaderamente lujuriosa empresa editorial donde se proponían reunir a 70 artistas colombianos que trabajan lo erótico, con otro igual número de poetas que hicieran o hubieran hecho lo propio. Y si bien el número de poetas no alcanzo para tanto y hubo que a acudir a algunos de otras nacionalidades, la profusión de pintura y escultura colombianas sobre el tema no solo copó la mesa sino que hubo de desecharse cantidad de materiales. Pero en la poesía, oh sorpresa, se encontró Jotamario con que son las mujeres las que más y mejor están mojando y meneando la pluma entre la tinta espesa de las venturas y desventuras de los carnales amores, que estallan en su escritura con el más violento rastrilleo entre la caja del cuerpo y las fosforescencias mentales.

Álvaro Chaves Mendoza y José Chalarca son los encargados de aportar la parte “seria” en este libro de tan santos divertimentos, con un estudio sobre El Erotismo Prehispánico el primero, y El Erotismo del Yo  el segundo, textos entre los cuales, y n poco más de 200 páginas, se encierra entonces ese racimo de poesía e imágenes que a más de uno hará fruncir el sueño, tal como ya ha ocurrido en algunas notas de prensa, en este país nuestro donde tantos siguen pregonando aquello de que “el hombre después del coito es un animal triste”, olvidándose de cómo se es tan feliz durante. Seguro: no hay tristeza, ni desvergüenza, ni indignidad alguna en estos textos, en estas reproducciones saturnales, y la única tristeza es la de encontrar, entonces, que haya supuestos críticos literarios o plásticos que todavía se acerquen a volúmenes como éste dándose tres bendiciones de antemano.

El Espíritu Erótico es, entonces, toda una consagración del cuerpo enamorado como casita del alma, y la mayor celebración editorial de este año en Colombia, que va de la mano con lo mejor de su estilo en este planeta al que la higiénica risa del sexo es lo único que parece seguir animándolo a moverse.

Texto publicado en El Mundo de Medellín, sábado 3 de noviembre de 1990.

 
 
Volver a Textos sobre Fernando Guinard

Libros - Frases Célebres - Virgenes - Poesía - Nadaísmo - El Comic Manga - Artes visuales. Los 50 de la Memoria - Erotismo Prehispánico - El Erotismo del yo
Erotismo y Nociones de Cuerpo - Homenaje al Museo Arte Erótico Americano MaReA y Fernando Guinard - Art & Eros Festival, 2008 - Feria de la Sexualidad
MaReA en Quito - Tiempo de Amor y Erotismo - Fiesta de Eros - Homenaje a Ángel Loochkartt - Bienal de Amor & Éxtasis