Alma que después de pagar sus culpas y reencarnar en cerdo, burro y hombre, murió de verdad y al fin se fue de este mundo a otra dimensión.

Era una amargada y sanguinaria justiciera, asesina de bellacos y causante de guerras.

Le escurría una sangre marrón que contaminaba a los corrúptos con el virus paranoico de la honradez y la honestidad.

 
 
 
Ilustración de Gilberto Cerón
           
     
Volver a los Mitos Sicóticos

Libros - Frases Célebres - Virgenes - Poesía - Nadaísmo - El Comic Manga - Artes visuales. Los 50 de la Memoria - Erotismo Prehispánico - El Erotismo del yo
Erotismo y Nociones de Cuerpo - Homenaje al Museo Arte Erótico Americano MaReA y Fernando Guinard - Art & Eros Festival, 2008 - Feria de la Sexualidad
MaReA en Quito - Tiempo de Amor y Erotismo - Fiesta de Eros - Homenaje a Ángel Loochkartt - Bienal de Amor & Éxtasis