Es el alma en pena de un bobito de las zonas mineras que se alimentaba de raíces y frutas silvestres.

Un día, obnubilado por una visión confusa, se vino caminando desde Antioquia y después de salvar ríos, cordilleras, páramos, fieras y humanos, apareció por las montañas de Cáqueza rumbo a las minas de Somondoco.

Confundido con un guerrillero recibió en su cuerpo las caricias del plomo provenientes de los fusiles con miras telescópicas de un batallón de ciegos, brutos, valientes y supersticiosos soldados paranoicos.

Como estaba rezado, no murió de anemia, ni de infección, murió de asombro.

   
Jorge Botero
 
     
Volver a los Mitos Sicóticos

Libros - Frases Célebres - Virgenes - Poesía - Nadaísmo - El Comic Manga - Artes visuales. Los 50 de la Memoria - Erotismo Prehispánico - El Erotismo del yo
Erotismo y Nociones de Cuerpo - Homenaje al Museo Arte Erótico Americano MaReA y Fernando Guinard - Art & Eros Festival, 2008 - Feria de la Sexualidad
MaReA en Quito - Tiempo de Amor y Erotismo - Fiesta de Eros - Homenaje a Ángel Loochkartt - Bienal de Amor & Éxtasis