Alma en pena de un torturador y matricida que enloquecido por la borrachera violó y apuñalo a su madre por no tenerle lista la comida.

Luego se suicidó. Hoy paga sus crímenes reencarnado en naturaleza. Huye sin descanso, por montes y bosques, de urbanizadores piratas, parcelaciones rurales y empresas madereras. Llora cuando ve un hacha o una motosierra.

Sus lágrimas se convierten en flores cuando enamora a las muchachas que le son simpáticas.

Los indios y los campesinos lo invocan para que se deshaga de los colonos que avanzan guiados por el hambre y acosados por los propietarios de ganaderías intensivas.

 
Ilustración de Gilberto Cerón
     
Volver a los Mitos Sicóticos

Libros - Frases Célebres - Virgenes - Poesía - Nadaísmo - El Comic Manga - Artes visuales. Los 50 de la Memoria - Erotismo Prehispánico - El Erotismo del yo
Erotismo y Nociones de Cuerpo - Homenaje al Museo Arte Erótico Americano MaReA y Fernando Guinard - Art & Eros Festival, 2008 - Feria de la Sexualidad
MaReA en Quito - Tiempo de Amor y Erotismo - Fiesta de Eros - Homenaje a Ángel Loochkartt - Bienal de Amor & Éxtasis