Ir a Casa de la Cultura Ecuatoriana
 
   
 

Artistas Invitados

Ángel Beccassino, Fernando Maldonado y Marcelo Meléndez

Artistas invitados de Ecuador

Luigi Stornaiolo, Marcelo Aguirre, Gina Villacis, Pilar Bustos, Carlos Viver, Eduardo Arroyo, Jaime Calderón, Ángel Barrionuevo, Armando Arias, Ismael Olabarrieta, Carlos Monsalve, Che Palacios, Daniel Morales.


Por invitación del director de la Casa de la Cultura Ecuatoriana Benjamín Carrión, el escritor Raúl Pérez Torres, el MaReA se hizo presente en Quito para exhibir un componente de su colección, obra del pintor colombiano Fernando Maldonado, del fotógrafo argentino Ángel Beccassino y del dibujante colombiano Marcelo Meléndez. El MaReA invitó a exponer a plásticos ecuatorianos que trabajaban el tema del erotismo con el fin de cumplir con su función integradora.

De las obras que se iban a mostrar sólo se exhibieron, después de innumerables contratiempos y múltiples maniobras, las obras de los artistas ecuatorianos, las obras del pintor Maldonado, 6 fotografías de las 14 de Beccassino y 8 dibujos de los 20 de Marcelo Meléndez.

De las 19 obras de la colección del MaReA no se exhibió ninguna porque un chafarote de la Armada, Mario Yepez, quien por la época se desempeñaba como gerente del Distrito Aduanero de Tulcán, nos exigió que le dejáramos en efectivo la suma de US$100.000 dólares, un equivalente de $220.000.000 (doscientos veinte millones de pesos) como garantía por la "internación" de la obra.

Ni siquiera con los buenos oficios de los representantes de la embajada de Colombia en Quito, ni del director de la Casa de la Cultura Ecuatoriana, quien se cansó de decirle que era una muestra cultural, ni con el diplómatico requerimiento del cónsul de Colombia en Tulcán, el maldito chafarote cedió a su pretensión de la garantía de los US$ 100.000 en efectivo. Era la época en que los coroneles mandaban en Ecuador. Luego, por corruptos, el pueblo los echó del poder. Cómo último recurso el chafarote de Tulcán dijo que si el presidente, otro coronel, le enviaba una carta en la cual se declaraba la Casa de la Cultura Ecuatoriana como zona franca, el de inmediato obedecería la orden superior y autorizaba la entrada de la muestra cultural.

A la prensa quiteña, cuando lo llamaron a preguntarle porque estaba tan reacio a dejar entrar la muestra les dijo: "están incumpliendo con los requisitos estipulados en la Ley Orgánica de Aduanas, entre los cuales se establece la presentación de una solicitud de internación temporal, con el detalle de lo que se lleva y el tiempo de permanencia". A la prensa no le dijo que exigía en efectivo por la garantía. Tendría sus motivos.

Para evitar problemas y por la desconfianza y repugnancia que me causó este avivato coronel, no ingresamos la obra del MaReA. Al fin y al cabo la función de desembrutecer culturalmente a esta calaña de funcionarios es un contrasentido.

En la inauguración de la muestra estuvieron presentes cientos de personas y los artistas erotómanos ecuatorianos. Hubo más gente que en la reinauguración del Museo de Arte Moderno de la misma Casa de la Cultura Ecuatoriana que se reabrió una semana después.

Del material fotográfico de la muestra no podemos mostrar mucho pues los profesionales contratados para grabar el evento, a pesar de que se les pagó, nunca entregaron el material.

Por mi parte, con los ecuatorianos, exceptuando a los artistas, tapo, remacho y no juego más.

 
 
 
         
 
Afiche
 
Ángel Barrionuevo, Ramiro Jácome, Eduardo Arroyo, Luigi Stornaiolo, entre otros.
   
Fachada de la Casa de La Cultura Ecuatoriana
Fernando Guinard y perfornancistas
       
 
Esta es la frase que se expuso en las sucias paredes de la Casa de la Cultura Ecuatoriana porque un corrupto, ignorante y pervertido jefe de aduanas de Tulcán creyó que el director del Museo Arte Erótico Americano MaReA era multimillonario porque tenía un museo itinerante.

El maldito funcionario solicitó que dejara US$100.000 en efectivo para poder dejar entrar la muestra. Era la época del poder de los coroneles miserables y corruptos en Ecuador.

Por fortuna los artistas y el público acompañaron al MaReA en la exhibición de un fragmento de su colección que fué entrada por un chofer de bus de una línea inter departamental.

Las tres salas de la Casa de la Cultura Ecuatoriana se llenaron hasta las tetas, en contraste con la reinauguración del Museo de Arte Moderno de la misma casa a la que solo asistieron cuarenta personas.
Performancistas
   
Volver a Exhibiciones Previas
 

Libros - Frases Célebres - Virgenes - Poesía - Nadaísmo - El Comic Manga - Artes visuales. Los 50 de la Memoria - Erotismo Prehispánico - El Erotismo del yo
Erotismo y Nociones de Cuerpo - Homenaje al Museo Arte Erótico Americano MaReA y Fernando Guinard - Art & Eros Festival, 2008 - Feria de la Sexualidad
MaReA en Quito - Tiempo de Amor y Erotismo - Fiesta de Eros - Homenaje a Ángel Loochkartt - Bienal de Amor & Éxtasis