Seis Espíritus Embrujados por el Arte

 Por Jotamario Arbeláez

 
         
 

Cuando nadie se lo esperaba, porque a los luchadores empedernidos se acostumbra a darlos por muertos antes de sacarlos del ring, aquí vuelve Fernando Guinard a la carga, con su carga de plásticos, en busca de un lugar en la historia de nuestras artes, que cada vez más se nos desdibuja.

Podría decirse de los artistas que presenta en EL ESPÍRITU CREADOR, que algunos son -o han venido siendo- de los más representativos del país, si es que ello tiene alguna importancia en un país deshecho, y otros van en camino de serlo. Igual podría decirse que ni los unos lo han sido, ni los otros acabarán siéndolo, para así recibir el primer aplauso de los presuntos afectados con el inesperado reconocimiento. Los que ya hicieron su trabajo, lo hicieron como mejor pudieron y ya no es hora de devolverse, y menos para tomar impulso. Los que aun van haciéndolo ya tienen su camino trazado, ya no tienen para donde salirse. Porque además el arte colombiano actualmente está disparado hacia tantas y tan contradictorias tendencias, que sería tendencioso detenerse en una de ellas. Cada una excluye a la otra. Y en estos siete artistas tampoco se encuentra una coordinación en la estética ni una constante en la propuesta, son flechas lanzadas con arcos diversos. El elemento que los une es la pasión que no cesa, una vitalidad desbordante, seguridad en sus pasos por el desierto, y el sincero desparpajo del autor para ponerlos en primer plano.

Vivimos del arte en el período crítico. Del crítico que pretende orientar a los artistas y de paso desorientar a las galerías. Y no digo que viceversa, porque pintor que se deja desorientar de un crítico termina siendo pintora. Y muchos pintores crecidos se tornan en más críticos que los críticos para amurallar su mercado. Ni a Botero se le perdona el que se haya convertido en el pintor más famoso del mundo, emulando a Picasso. A Obregón se le conceden unos cuantos años de gracia. A Grau no se le menciona por más que siga vendiendo. Y no sigamos con los monstruos porque de pronto se nos olvida hablar mal de alguno. Aquí cada cual se limpia los zapatos con la obra de los demás. Para nadie pueden tener significación los juicios valorativos. Y menos formulados por alguien que, en el mejor de los casos, es un mero perturbador. Pero a lo mero mero, vamos andando.

Ya Guinard, que más que galerista es un promotor obstinado, se había propuesto el libro de plásticos desbordantes y poetas rijosos, El Espíritu Erótico, que después de muchos cortejos y no pocos cortes logró coronar con ardentía, y hoy se encuentra más agotado que el autor. Quien fundó además y mantiene, vivito y coleando, el Museo Arte Erótico Americano (MaReA) donde se desempeña como curador amantísimo y como amante incurable.

Desde hace más de treinta años Guinard tiene una pelea casada con la burocracia del arte oficial, contra la academia, contra el abstracto, contra la vanguardia, contra todo lo que le huela a consagración o triunfo ficticio. Da la lucha por los artistas que se han estrellado contra la muralla. Porque según se huele, es una muralla que allí no estaba. Alguien se encargo de ponerla. De allí que sus realizaciones tengan un aire pendenciero, más allá de la labor difusora que se propone.

No es un escritor propiamente Guinard, pero para contradecir las falsas verdades del arte colombiano le basta con ser un contradictor. Y en el camino ha encontrado aliados valiosos, entidades y personalidades, como la Universidad de Ciencias Aplicadas y Ambientales U.D.C.A. y su rector Germán Anzola Montero. Ellos se han echado sobre los hombros, en gesto institucional digno de respeto, que trascienda la vindicta de un solitario.

Queden pues aquí encerrados, pero con la facultad de moverse, estos artistas que desde siempre han estado inscritos en los vaivenes del arte colombiano como en los bordes de sus obras. Augusto Rendón, quien manifestó su rechazo a la injusticia y la violencia oficial con el más intenso alarido erótico y la violación de las formas, como lo hicieron con distinta lezna sus contemporáneos comprometidos: Carlos Granada, Pedro Alcántara, Norman Mejía, Umberto Giangrandi, y sin ir más lejos, no más hasta su tumba reciente, el inconmensurable Leonel Góngora. Ángel Loochkartt, en su estado de permanente gracia, devolviéndonos con una ternura punzante y la técnica de la pluma de cañón de sus alas a los encantos del perdido paraíso pagano. Carlos Enrique Rodríguez Arango recreando al cincel el chispazo máximo de la pintura como es el encuentro de las puntas de los dedos del creador y su inicial criatura. Manolo Colmenares García con la malicia indígena de su ancestro acudiendo a las referencias bromistas del modernismo para esculpir el viento de sus rituales musicales. Eduardo Emilio Esparza resolviendo los tótems de las mitologías con los propios de su subconsciente en pleno hervor de flores carnales. Fernando Maldonado tratando de "parar el mundo" en la uña como legendario delegatario de los umbrales del misterio para sembrar en nuestra contemplación un asombro de sábila ante lo surreal cotidiano. Alejandro Hernández Pinto desde sus susurrantes carboncillos sugestivos como una emoción diluida, hasta sus rotundos bloques escultóricos en los que vibra la materia al entrar en contacto con la perennidad que modela.

Dios los cría para que Guinard los junte. Los exalte y los revalore. Es el final feliz que busca este libro. Si se cumple, habrán subido un punto los precios. Si no se cumple que Dios nos perdone.

 
     
 

Jotamario Arbeláez, Cali, 1940.

Poeta, escritor y publicista.

Nació en Cali, Colombia el 30 de noviembre de 1940. Cruce de dos familias de sastres, la paterna antioqueña y ecuatoriana la materna. En su ciudad natal, luego de una infancia y una adolescencia enmarcadas por la violencia, se relacionó con una generación que comenzaba a abrirse paso a la brava en el mundo del arte y del intelecto. Cuando Gonzalo Arango llegó de Medellín hablando del recién fundado Nadaismo, con X-504 y Elmo Valencia decidió aliarse a sus filas de fieles e iniciar una aventura que jamás acabaría. Los recién llegados se proclamaban ‘geniales, locos y peligrosos’, y además ángeles apocalípticos y Gonzalo se hacía llamar ‘el profeta de la nueva oscuridad’. Pronto encontraría eco la promoción de su movimiento y  cuando varios cómplices se les unieron exigieron públicamente el reemplazo del busto de Jorge Isaacs, autor de “María”, por el de Brigitte Bardot desnuda. Entre ellos estaba José Mario Arbeláez, el hijo mayor del sastre don Jesús Arbeláez, a quien exalta en gran parte de sus poemas, entre ellos Paño de lágrimas. Su primer libro, El profeta en su casa (1966), confirmó el ingenio y el talante mordaz que distinguiría a los nadaístas caleños. En 1980 obtuvo el Premio Nacional de Poesía Oveja Negra y Golpe de Dados, con Mi reino por este mundo. En 1985 el Premio Nacional de Poesía Colcultura con La casa de memoria. En 1999 el Premio de Poesía del Instituto Distrital de Cultura con El cuerpo de ella. Ha publicado, además: El libro rojo de Rojas (1970), denuncia del fraude electoral que se le hizo al general Gustavo Rojas Pinilla, escrito en colaboración con Elmo Valencia; la antología Doce poetas nadaístas de los últimos días (1986), y El Espíritu Erótico (1990), antología poética y pictórica realizada con Fernando Guinard. Se ha encargado de conservar y dar a conocer obras de otros nadaístas: Sinfonías para máquina de escribir (1985) de Darío Lemos, o Memorias de un presidiario nadaísta (1991) de Gonzalo Arango. De este último publicó también, con la editorial argentina Carlos Lohlé, una antología titulada Obra negra (1974). En 2002 Aguilar publicó Nada es para siempre. Antimemorias de un nadaísta. El 29 de octubre de 2008 le fue entregado en Caracas el Premio Internacional de Poesía ‘Chino’ Valera Mora por Paños menores. En la publicidad trabajó hasta pensionarse. Actualmente es columnista del periódico El Tiempo de Colombia y del País de Cali.         

 
 
Volver a Textos sobre Fernando Guinard
 

Libros - Frases Célebres - Virgenes - Poesía - Nadaísmo - El Comic Manga - Artes visuales. Los 50 de la Memoria - Erotismo Prehispánico - El Erotismo del yo
Erotismo y Nociones de Cuerpo - Homenaje al Museo Arte Erótico Americano MaReA y Fernando Guinard - Art & Eros Festival, 2008 - Feria de la Sexualidad
MaReA en Quito - Tiempo de Amor y Erotismo - Fiesta de Eros - Homenaje a Ángel Loochkartt - Bienal de Amor & Éxtasis